La inversión en programas que benefician a las familias es una prioridad en el Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén. En sus primeros tres años de gestión se avanza en el combate a la pobreza y la disminución de la desigualdad, generando oportunidades reales para aquellos sectores históricamente olvidados.

Así lo refleja el informe del Gabinete de Gestión Social e Inclusión presentado a la nación en el Complejo Educativo Humberto Romero Alvergue en el marco del tercer año de administración del jefe de Estado, y cuyos datos muestran que bajo su liderazgo se ha mejorado el ingreso de los hogares, incrementado la inversión en desarrollo social y disminuido el costo de la canasta básica en el área rural y urbana.

En estos tres años se ha invertido en el área social el 48% del presupuesto nacional, constituyendo un cambio significativo comparado con el 35% que se invertía anualmente hasta antes de 2009. Son $7 mil millones destinados a la política social, una muestra de la vocación de este gobierno por la población más vulnerable.

El sector vivienda, del cual es parte activa el Fondo Social para la Vivienda, ha beneficiado a 353,000 salvadoreños, es decir a 96,185 familias con una inversión de US $ 486.97 millones del 2014 al 2017, mediante la facilitación del acceso a una vivienda digna, a través de créditos, contribuciones y la construcción de viviendas; y el mejoramiento del hábitat y la vivienda con la construcción de pisos y la infraestructura complementaria en asentamientos urbanos precarios; así como la regularización y legalización de lotes de las viviendas.

Se ha beneficiado a más de 17,500 mujeres jefas de hogar con el 43% de créditos para    vivienda otorgados por el FSV, el 54% de créditos y el 60% de subsidios otorgados por FONAVIPO y el 64% de escrituraciones realizadas por el ILP.

De igual manera, las juventudes tienen acceso a créditos preferenciales para casa propia a través del Programa Casa Joven que ha otorgado 3,083 créditos (a jóvenes entre los 18 y 25 años), con una inversión de $61.48 millones de dólares.

En la ruta de un El Salvador más educado, se ha capacitado a 33,465 maestros y maestras, se ha atendido a más de 98 mil personas a través del Programa de Alfabetización, permitiendo que 70 municipios estén libres de analfabetismo. Asimismo, se ha quintuplicado la cobertura en educación inicial y elevado en 12 puntos porcentuales la de parvularia. A través del programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora se han entregado más de 38 mil equipos a 1,802 centros educativos, entre otros logros importantes como el programa de Paquetes Escolares y el programa Vaso de Leche.

En materia de salud se ha logrado la mortalidad materna más baja en la historia de El Salvador, pasando de 42.3 –en 2015– a 27.4 muertes maternas por 100 mil nacidos en 2016.

16 de Mayo de 2017